Follow me.

viernes, 17 de enero de 2014

Pensando no ocurrió nada.

Le conocí, era un chico más entre tantos que recorrían cada minuto aquel pasillo, pero tenía algo que el resto no tenían. No sé trataba de su sonrisa, la cual era realmente embelesadora, ni de su pelo que escondía unos ojos que irradiaban un brillo ensoñecedor, ni tan siquiera de su perfecto cuerpo, simplemente se trataba de él, de su especial forma de ser, de cada una de sus borderías que tenían un ultrafondo dulce, que escondían un silencio que gritaba ''ámame''.
Decidí regalarle cada una de mis sonrisas, al resto cada una de mis carcajadas, ninguno era capaz de sacarme aquella sonrisa de niña chica, que él cada vez que me miraba, me robaba cada una de ellas.
Me cansé y en ese instante su silencio me decía,

''Quédate una eternidad más''.

No hay comentarios:

Publicar un comentario